1. SKIP_MENU
  2. SKIP_CONTENT
  3. SKIP_FOOTER

Alimentación e Inmunidad

El organismo dispone de una serie de mecanismos que lo protegen contra agentes foráneos que pueden causar  infecciones. Uno de éstos mecanismos, es el llamado “Sistema de Inmunidad Adquirida” que incluye mecanismos celulares y humorales (anticuerpos). 
 
 

La interacción entre NUTRICIÓN e INMUNIDAD es un fenómeno complejo; los alimentos en conjunto y sus componentes en particular, ejercen un papel importante en el desarrollo y preservación del sistema inmune; las deficiencias marginales  o el desequilibrio entre nutrientes pueden dañarlo.
 
Es frecuente que, al comenzar  el frío estacional, aparezcan  las enfermedades relacionadas a esta época del año, como los resfríos, gripes, bronquitis, etc.
 
Haciendo caso al antiguo consejo de Hipócrates: "Que tu medicina sea tu alimento, y tu alimento tu medicina", es conveniente, tanto para evitar estas enfermedades estacionales  como para aliviar su sintomatología y favorecer la  recuperación, que en la alimentación se puedan  incorporar de forma  regular ciertos alimentos que favorezcan estos objetivos.
 
Por ejemplo, los alimentos que ayudan tanto al desarrollo como al buen desempeño del sistema defensivo del organismo son los alimentos que contienen Cinc y Selenio entre sus nutrientes. Alimentos fuente de éstos son:
  • Cinc: nueces, germen de trigo, lentejas, maní
  • Selenio: nueces, avena, cereales integrales, semillas de girasol
También  la presencia de vitamina C favorece el estímulo del sistema de defensas anti infeccioso. Como alimentos fuente se destacan:
  • El kiwi (posee casi el doble de vitamina c que la naranja)
  • Los ya conocidos cítricos: naranja, mandarina, limón, pomelo
  • El tomate, que posee una cantidad nada despreciable de dicha vitamina
Algo a tener en cuenta es que al preparar estos últimos alimentos mencionados se los debe consumir en un lapso no superior a los 15 minutos para no perder la biodisponibilidad de la buscada vitamina C.
 
Además  dentro de las enfermedades de las vías respiratorias es frecuente que esté presente el síntoma de la tos. Por lo tanto se podrá acompañar el tratamiento médico indicado con el agregado de los siguientes alimentos:
  • Cebolla: su consumo favorecerá el alivio de dicha molestia debido a que  por sus componentes azufrados tiene propiedades mucolíticas (favorece la expectoración), siendo la mejor opción su consumo crudo, o con la menor cocción posible (hervor corto).
  • Higo: tiene función también mucolítica y calma la tos. Los higos desecados son una buena opción .Se los puede dejar en remojo toda la noche antes de consumirlos.
  • Dátiles: presentan similares propiedades que las del higo, se los puede consumir desecados, y para evitar la dureza se lo puede remojar en leche o agua.
Por lo cual es necesario recordar la importancia que representa  una buena alimentación, tanto para prevenir las enfermedades,  como así también  para acompañar un tratamiento médico.