1. SKIP_MENU
  2. SKIP_CONTENT
  3. SKIP_FOOTER

101 SECRETOS para una vida sana - Parte 10

Una vida sencilla y ordenada constituye garantía de salud. Los hábitos que pasen a formar un estilo de vida saludable serán la norma que evite la enfermedad. 
 

Lo invitamos a continuar con la lectura de estos prácticos secretos para disfrutar de una vida sana.

91. Y la C.

Tal vez, una de las vitaminas más conocidas es la C (ácido ascórbico), y tiene tareas muy importantes en el organismo: es un poderoso antioxidante, mejora las condiciones de defensa del organismo y previene el escorbuto. Las frutas cítricas, los tomates y las verduras verdes garantizan su aporte, siempre necesario, y que debiera ser natural. 
 

92. Y el grupo B. 

Tal vez, uno de los requerimientos más esenciales por su compleja y eficiente protección lo constituyen las vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6, B12), importantes para el crecimiento, la actividad intelectual, la inmunidad, el metabolismo y el equilibrio del sistema nervioso. Fundamentalmente, los cereales integrales, las verduras, las oleaginosas y las legumbres son una buena fuente de este grupo vitamínico. 
 
93. No se olvide del hierro y otros minerales. 
El organismo contiene sólo 3 o 4 g de hierro, pero esta pequeña cantidad es de vital importancia por formar parte de los glóbulos rojos y transportar así oxígeno a los tejidos. Como se puede perder de forma constante, es necesario incorporarlo con la alimentación para no llegar a padecer anemia. Por ello, hay que elegir para el consumo los alimentos que lo contienen: frutas secas (nueces), legumbres, cereales, harina de soja, ciruelas, uvas y pasas. 
 

94. Tenga en cuenta los antioxidantes. 

Algunas moléculas de oxígeno inestables, denominadas también “radicales libres”, son las responsables de muchos problemas médicos, incluidas algunas formas de cáncer. También, este estrés oxidativo podría originar problemas cardíacos, envejecimiento prematuro y otros problemas. Para evitar estos efectos es bueno incorporar una combinación de unas 4500 UI de vitamina E, unos 1.000 mg de vitamina C y unas 25.000 UI de betacaroteno con algo de selenio. Si bien esto viene en pastillas, su fuente natural es lo más aconsejable. 
 

95. Cuando adquiera productos elaborados, verifique lo que compra. 

Sobre todo cuando se trate de alimentos. Mire y lea con detenimiento su composición, su valor calórico, su valor nutritivo y, sobre todo, su fecha de elaboración y el límite para su consumo. Esto es muy importante para no tener inconvenientes. 
 

96. Registre los datos que tienen que ver con su salud. 

Es una buena costumbre anotar en un cuaderno, o carpeta o libreta datos acerca de la propia salud (síntomas, cirugías, alergias, medicamentos, vacunas, análisis, etc.) consignando fechas. Ayuda mucho al médico cuando se acude a la consulta. 
 

97. Tenga buena disposición mental. 

La tranquilidad, el no angustiarse, el no guardar resentimientos ni albergar sentimientos negativos constituyen verdadera terapéutica para mantener el equilibrio mental y evitar así las enfermedades. Estas cosas se pueden alcanzar con buena disposición y practicando estos hábitos. 
 

98. Cante. 

El cantar es una buena actividad. Mejora el humor, hace trabajar las cuerdas vocales y mejora la condición respiratoria. Aunque sea desafinado, cante. Y no sólo bajo la ducha. Es también una excelente manera de agradecer y alabar. 
 

99. Sonría. 

La sonrisa es el mejor adorno que puede tener un rostro. Por otra parte, cuando transmitimos una imagen alegre, positiva, es más probable recibir buenas respuestas y generar buen clima. Con todos estos hechos, la vida, aunque tenga dificultades, será más llevadera. 
 

100. Pídale a Dios lo que necesita y no tiene.

Dice un conocido refrán que “rico es, no el que más tiene sino el que menos necesita”. Pero todos necesitamos algo, unos más, otros menos, pero siempre se necesita. El Señor, siempre dispuesto a  responder a nuestros pedidos, nos insta a que recurramos a él. Pero, es muy bueno pedir cosas necesarias. No siempre nuestros pedidos son satisfechos; pero Dios, que conoce verdaderamente nuestra condición, nos dará siempre lo que necesitamos…
 

101. Sea agradecido/a a Dios por todo lo que tiene. 

Todo lo que usted tiene se lo debe al Señor. Él es quien nos da la vida y quien derrama sobre nuestros pasos abundantes bendiciones. Si pasamos revista prolija a nuestras verdaderas posesiones, advertiremos que tenemos muchas cosas valiosas, que no siempre contabilizamos. Todo lo bueno se lo debemos a Dios. No olvidemos dar gracias a él por ello. 
 
 
Dr. Jorge González